669 985 15 06
ventas@maricultura.com.mx

Robalo de cultivo

Sustentable y de gran valor

El Robalo Blanco es un pez marino tropical que habita en zonas adyacentes a la costa como bahías, esteros y desembocaduras de ríos hasta profundidades de 25 metros. Los róbalos son muy comunes en áreas de manglares y muestran gran tolerancia a las fluctuaciones de salinidad. Entran en ríos y pueden vivir en aguas dulces.

Se encuentra distribuido por Costa Occidental del Océano Pacifico Desde la parte norte de Baja California, todo el golfo de California, hasta el Perú, incluyendo las Islas Galápagos.

Debido a la posición estratégica la Granja de Robalos de Maricultura del Pacífico cuenta con las condiciones climatológicas ideales para el cultivo de esta especie además de que su posición geográfica y de conectividad con el Aeropuerto Internacional de Mazatlán (AIM) la colocan en una posicion logística privilegiada.

La granja de Robalos de Maricultura del Pacífico se encuentra ubicada a unos cuantos kilómetros del puerto de Mazatlán Sinaloa, en una zona propicia para el crecimiento de esta especie. Lo cual garantiza una consistencia y sabor prácticamente idéntico al producto silvestre.

CONOCE LAS INSTALACIONES ↪

De la granja a su mesa

El Robalo es un pescado de gran valor culinario ya que su sabor delicado y textura firme permite que sea preparado como pescado entero zarandeado, a la talla, frito, horneado con costra de sal, aguachile, ceviche, coctel, tiradito, una gran variedad de preparaciones de filetes, y en diversos cortes para sushi y sashimi.

Chicharrón de robalo

Robalo a la plancha

Robalo frito

Robalo fresco siempre

Los Robalos se cosechan y se transfieren a una tina de reposo, previo a ser sacrificados, se sacrifican con punción cerebral y corte de agallas para evitar el menor estrés en los organismos, posterior a esto pasan a tinas de desangrado, lavado, limpieza, sanitizado, seleccionado y enfriado, las piezas se empacan ya que alcanzan una temperatura de 2 grados centígrados, en hielera con placas de gel congeladas ubicadas en la parte inferior y superior de la hielera la cual va contenida a su vez en una caja de cartón, las piezas se empacan en posición vertical, las cajas son de aproximadamente 20 Kg peso neto y 25 Kg de peso bruto.

Desde el momento del sacrificio, el producto está disponible en el aeropuerto de Mazatlán en 3 horas.