Almeja Mano de León

Una de las muchas pesquerías que están actualmente sobre explotadas es la de la almeja mano de león, Lyropecten subnodosus. Desde hace ya algunos años esta especie de alto valor ha venido presentando cada vez menor captura y la disminución en las poblaciones se hace cada vez más evidente.

Como con todas las especies marinas en peligro, la única solución realista al problema es la acuacultura. En diversos centros de investigación en Baja California y Baja California Sur se han hecho trabajos para el desarrollo de la tecnología necesaria para la reproducción y engorda de estos animales.

Algunas compañías privadas han intentado su producción comercial con cierto grado de éxito. La Mano de León, llamada así por su forma tan característica, pertenece a la familia de los Pectínidos, que incluye a la típica escalopa, Pecten y Argopecten spp., especies que se cultivan comercialmente en todo el mundo.

La almeja Mano de León habita en las regiones marinas hasta varios cientos de metros de profundidad. Se distribuye desde el Golfo de California hasta Perú. Es común en los arrastres camaroneros. Alcanza una talla promedio de 15 cm y la coloración de la concha puede variar desde amarillo, rojo, ladrillo hasta marrón.

En Maricultura del Pacífico, la tarea de diversificación en los cultivos a cargo del departamento de Investigación y Desarrollo llevó a la compañía a hacer pruebas para la cría de callo de hacha, Atrina maura.

Se instaló en los terrenos del Laboratorio 1 una planta piloto para reproducción y cría larvaria de moluscos. En esta planta se hicieron pruebas con el Callo de Hacha como parte de un programa de vinculación con el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) en La Paz, BCS. Las pruebas se corrieron durante más de un año sin tener éxito en la fijación de la larva. Las causa más probable fue la baja calidad de agua en la región.

Posteriormente, con la adopción del equipo de ozonificación como parte rutinaria del tratamiento de aguas se decidió reabrir la planta de moluscos para hacer intentos con la almeja Mano de León. Los resultados obtenidos resultaron lo suficientemente alentadores para construir una planta más grande en las instalaciones de Bahía de Kino, en Sonora.

Esta planta consta de un área para reproductores, una sala para cría larvaria con 6 tanques de 10,000 lts., área de fijación con 26 tanques de 1,000 lts., área para producción de microalgas y área de precría. Actualmente se producen 100 a 200 mil semillas semanales y con un receso de dos meses en verano para ahorrar en enfriamiento de agua. Se ha trabajado desde el 2003 y ya se han realizado ampliaciones. La producción se ha ido incrementando año con año y a la fecha sigue en operación.

La engorda se realiza en asociación con diversos actores en La laguna Manuela, que está ubicada en el Océano Pacífico en el estado de Baja California, cerca de la división con el estado de Baja California Sur. El área a cultivar cuenta con capacidad para sembrar tres millones de semillas que producirán aproximadamente 80 toneladas de callo por año.

Actualmente se tienen en la granja aproximadamente dos millones de ejemplares con buena supervivencia y crecimiento. Las almejas se siembran en costales de malla muy fina, y periódicamente se transfieren y desdoblan a costales con luz de malla más grande. Algunas pruebas recientes mostraron que se puede producir sin necesidad de costales en las últimas etapas del cultivo. Dada la forma tan especial de la Laguna, cuando los organismos se liberan en el fondo de la misma se mantienen en las partes más profundas, que son muy angostas. Con ayuda de las mareas bajas, se mantienen siempre en el fondo de la cuenca y al no tener hacia donde escapar la cuenca de la laguna se convierte en un encierro natural con posibilidades muy interesantes.

De este proyecto se espera en un futuro extenderse a la producción de otros moluscos bivalvos de alto valor comercial como el callo de hacha.